La Semana Santa Leonesa termina con otra de las celebraciones que más arraigada está entre los leoneses y que recibe, cada año, un mayor número de visitantes. Es el Encuentro entre la Virgen María y su hijo resucitado, un acto cargado de emoción y simbología, que se celebra el Domingo de Resurrección, organizada por la Hermandad de Jesús Divino Obrero.

La Virgen María se encuentra con su hijo, el Cristo Resucitado. Con el tradicional canto “Cristo ha resucitado, felices Pascuas” termina el tradicional pregón durante el que la madre de Dios cambia su manto negro de luto por el blanco de la alegría y el pañuelo de su mano por un cetro, además de una diadema que supone que es la reina de los cielos.

 
Resucitó
Rutas
Por las calles
Rutas
Llegando a la catedral
Rutas
Junto a la catedral
Rutas
El encuentro
Rutas
Canto de la Salve
Rutas

Obtener Ruta

Para:   mostrar opciones
Desde:
Hacia:

Junto a la Catedral. La emoción de los leoneses aumenta justo antes del acto central de la procesión.

Por las calles. Son muchas las personas que acompañan tanto a la Virgen como a Cristo durante su recorrido por las calles hasta llegar al acto central de la procesión.

Llegando a la Catedral. Mientras avanza la comitiva, el número de fieles aumenta de camino a la Catedral

El Encuentro. La Virgen y Cristo Resucitado se encuentran frente al monumento más representativo de la ciudad de León, la Pulchra Leonina.

Resucitó. El pregón acompaña el cambio de indumentaria de la Virgen, rememorando la resurrección de su hijo.

Canto de la Salve. Los leoneses se suman al tradicional Canto de la Salve, a través del que muestran la esperanza del Cristo Resucitado.